¿Y SI ESPERÁBAMOS COSAS DISTINTAS?

LAS EXPECTATIVAS EN EL DESARROLLO DE LA PAREJA.

El tema de las expectativas en la dinámica y funcionamiento de la pareja ocupa un lugar fundamental y práctico para la comprensión de muchos de sus conflictos y, por tanto, nos ofrece una vía adecuada para su posible solución.

La mayoría de los cónyuges van al matrimonio a establecer la relación de pareja con diferentes expectativas, deseos y obligaciones que están en la mente de cada uno de ellos. Y actúan como si estas expectativas fueran un programa de convivencia que el otro tiene que cumplir.

Se va con la expectativa de que uno recibirá lo que uno espera y desea, a cambio de lo que él dará al otro. Pero debido a que cada uno actúa según sus propios deseos y expectativas, muchos de los cuales desconoce conscientemente y a la vez desconoce cuales son las clausulas del contrato, es decir, las expectativas del otro, además de que estas expectativas cambian según el ciclo vital de la pareja y según actúen fuerzas externas en la pareja, pues con frecuencia tenemos un conflicto en lo que cada uno espera de la relación. Sintiéndose ambos que el otro ha traicionado lo que esperaba recibir de la relación con su compañero.

Es decir, es fundamental que cada pareja comprenda cuáles son las expectativas y obligaciones recíprocas de su consorte, en lo que se refiere a congruencia, complementariedad o divergencia de las mismas. Por ejemplo, si un miembro de la pareja quiere ser padre o madre de familia numerosa, y el otro tiene claro que quiere dedicar gran parte de su vida al desarrollo de su carrera profesional. ¿Cómo confluirían estas expectativas?.

Como terapeuta de pareja, uno de los conceptos que manejamos en la práctica profesional, recogido de las aportaciones de Sager, es el “contrato individual”. Son los conceptos expresados y tácitos, conscientes e inconscientes, que posee una persona con respecto a sus obligaciones en la pareja y a los beneficios que espera obtener del matrimonio en general y de la pareja en particular, pero subrayando, por encima de todo, el aspecto recíproco de este contrato. Estos abarcan todos los aspectos de la relación familiar: sexualidad, poder, dinero, tiempo libre, hijos, etc.

Cuando un miembro de la pareja siente que no está satisfecho con el contrato puede reaccionar con distanciamiento, con depresión, con ira, etc, y más cuando él considera que él ha respetado sus obligaciones respecto a su compañero.

Por todo esto, podemos deducir que las expectativas recíprocas de la pareja son unos determinantes poderosos de la conducta y el funcionamiento de la pareja. Es como si de una forma consciente o inconsciente, los cónyuges acordaran una pauta de funcionamiento. Es un sistema que asigna funciones, tareas y medios de intercambio.

El contrato establece una jerarquía de valores, crea una escala de bueno o malo, de superior o inferior, según se cumpla o no las clausulas del mismo. Dentro de la dinámica de la pareja basada en el contrato hay, por tanto, conductas que confirman expectativas, y se recompensan positivamente, y otras que frustran las expectativas y estas se castigan.

Una de las características del contrato que le da fuerza al mismo es que las expectativas -las clausulas contractuales. se mantienen en silencio, están tácitas o sobreentendidas. La experiencia clínica nos enseña el poder dañino de los “secretos“, así como de la prohibición implícita o explícita de comentar alguno de los aspectos de la relación.

A la vez, parte de la comunicación de la pareja se basa en los sobreentendidos, “dar por supuesto que el otro lo sabe“, es fácil que el sobreentendido se deslice a malentendido en la comunicación en la pareja.

Si quieres conocer más acerca de la dinámica de los contratos y cómo influyen en la relación de pareja, te invito a que acudas al próximo seminario sobre PREVENCIÓN DE CONFLICTOS DE PAREJA, cuyas fechas están aún por confirmar.

El conocimiento de estas expectativas y del contrato interaccional permite a las parejas aprender más sobre sí mismas y sobre las creencias básicas individuales de cada uno de ellos, también les permite recrear sus sueños iniciales en la creación de su pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *